Por más que nos guste la cocina moderna, hay sabores de siempre a los que no nos podemos resistir. Hoy toca rescatar la receta de las sopas de ajo, tan ricas como cuando nos las hacía nuestra abuela.


Ingredientes


2 o 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
½ pimiento verde
4 ajos tiernos
2 dientes de ajo
125 g de pan blanco
50 g de jamón serrano
150 g de chorizo
1 cucharada de pimentón
750 ml de caldo de pollo
3 huevos
Sal

Preparación


1. En una olla o cazuela ponemos a calentar el aceite y rehogamos el pimiento verde, los ajos tiernos y los dientes de ajo bien picados con una pizca de sal durante un par de minutos.
2. Añadimos el pan cortado en trozos no demasiado pequeños y damos unas vueltas para se impregne en el aceite.
3. Añadimos el jamón bien picado y el chorizo en rodajas, dejamos cocinar un par de minutos hasta que el pan empiece a tomar color.
4. Añadimos el pimentón, mezclamos un poco, añadimos el caldo caliente, bajamos el fuego y dejamos cocer durante unos 10 minutos.
5. Llegados a este punto podemos cascar los huevos y esperar a que cuajen o bien, una forma que a mí me gusta más, echamos primero las claras, removemos y cuando empiecen a cuajarse, añadimos las yemas y las dejamos solo un par de minutos, así podremos disfrutar de una suculenta yema líquida.


A esta sopa, o a una muy similar, se la conoce también como sopa castellana. Pero tratándose de recetas de aprovechamiento tampoco debería haber muchas reglas en cuanto a los ingredientes que debe llevar y los que no, y en este caso se trata de un plato reconfortante que está igualmente rico si no se ponen las chacinas, o si se sustituyen por unos trozos de bacalao y se cocina con caldo de pescado, o si añadimos un poco de cebolla al sofrito y la servimos con un poco de queso rallado por encima.

 

Fuente: Vanitis

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto