Clásico entre clásicos de la cocina española y, sobre todo, de la cocina de supervivencia, de imaginación popular, de la cocina de antaño que hoy es buscada y deseada.


Aquí se aprovecha todo, el pan sobrante, los ajos viejos y los recortes del jamón para construir un súper plato que alimenta el cuerpo y reconforta el alma. Es un plato de procedencia castellana, humilde, con mucha contundencia. Estoy seguro de que no necesitarás segundo plato comiéndote una buena ración de estas magníficas sopas de ajo y jamón.
En casi todas las zonas de España hay alguna receta similar. Creatividad al poder.
No dejes de hacerla, estés donde estés. Estoy seguro de que te gustara y repetirás.

INGREDIENTES (4 personas)

10 dientes de ajo
150 grs de jamón serrano a tacos pequeños
200 grs de pan duro en rodajas finas
1,5 l de agua mineral
Aceite de oliva

ELABORACION


Pelar los ajos. Laminarlos.
Calentar el aceite en una olla alta.
Sofreír a fuego muy suave los ajos. No deben quemarse.
Añadir el jamón. Dejar sofreír unos 5 minutos.
Incorporar el agua. Dejar que arranque el hervor.
Agregar el pan. Batir con unas varilla para que el pan se rompa bien.
Tapar la olla. Dejar cocinar unos 20 minutos.
Dejar reposar unos minutos antes de servir.

Yo, en este caso, he usado agua para la elaboración. Resultará más sabroso si tienes un caldo de ave o carne para conseguir potenciar el resultado final, incluso si es un caldo de verduras.
Debes tener cuidado de que no se quemen los ajos ni el jamón ya que alterarían el sabor final del plato. También cuida de que el jamón no este rancio.
Para darle más sustancia al plato puedes añadirle un huevo entero o solo la yema en crudo. Es sencillamente delicioso.

Fuente: La Razón 

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto