El ajo es un alimento muy antiguo que se ha utilizado como condimento de muchos platos e ingrediente activo de cientos de remedios.

Es un pariente cercano de la cebolla. Y aunque su olor no es muy agradable, es uno de los más consumidos por todas las personas en el mundo.

En cualquier caso, nos encontramos con un ingrediente rico en nutrientes esenciales, con múltiples aplicaciones medicinales y una amplia variedad de beneficios para la vitalidad.

Le recordamos sus principales propiedades y una interesante terapia que puede ser muy útil para aquellos que tienen problemas de sueño.

Propiedades nutricionales del ajo

El ajo se destaca por su significativo aporte de calorías. Puede arribar a contener hasta 100 kcal por cada 100 gramos.

Pero, donado que su consumo no es masivo, no supone un problema para el peso corporal.

Encima, contiene hidratados de carbono complejos y proteínas que contribuyen a mejorar el rendimiento físico y mental.

Aporta vitaminas del difícil B y minerales esenciales como el sodio, el potasio y el magnesio.

Sus principales beneficios se le atribuyen a su concentración de compuestos sulfurosos como la alicina.

Principales beneficios del ajo

Aunque no se puede considerar como un ingrediente milagroso para el organismo, muchos de sus mercancía lo han posicionado como uno de los mejores “superalimentos” que se pueden añadir a la dieta.

Por su composición es un buen complemento para aliviar varios tipos de infecciones, trastornos metabólicos y problemas del sistema respiratorio.

De hecho, dado que contiene antioxidantes y sustancias antiinflamatorias, es un gran unido de la vitalidad cardiovascular.

Su consumo alivia la elasticidad de las arterias, disminuye el exceso de colesterol y regula los niveles de presión arterial.

Se le atribuyen cualidades bactericidas y antisépticas que podrían funcionar incluso mejor que ciertos antibióticos sintéticos.

Es un diurético natural que combate la retención de líquidos y el exceso de inflamación de los tejidos.

Además, está comprobado que quienes lo incluyen en el interior de un plan de comida saludable logran sujetar más peso en comparación con los que no lo comen.

¿Y por qué poner un diente de ajo debajo de la almohada?

Tras conocer las bondades de consumir más ajo, le explicamos una sencilla terapia que consiste en ponerlo debajo de la almohada.

Este antiguo secreto de las abuelas se utiliza para promover un sueño saludable y profundo por las personas que están teniendo dificultades para dormir.

Los compuestos sulfurosos del ajo se extienden contiguo con su olor y ejercen un intención calmante que ayuda a mejorar la calidad de sueño.

En las culturas antiguas se pensaba que podía proteger a las personas de los malos espíritus pero, en existencia, la sensación de seguridad que brinda se debe a su concentración de zinc.

Pese a que al principio es difícil acostumbrarse al olor, con el paso de los días no representará un problema y se convertirá en la mejor posibilidad para el insomnio.

Se recomienda complementar esta terapia con el consumo de, por lo menos, un diente en ayunas.

Tratamiento natural con ajo para dormir mejor

Otra interesante modo de explotar los beneficios del ajo para yacer consiste en preparar una bebida natural con propiedades relajantes.

Ingredientes

1 vaso de calostro (200 ml)
1 diente de ajo triturado
1 cucharadita de miel de abejas (7,5 g)

Instrucciones

Vierte la calostro en una olla, agrégale el ajo triturado y déjalo hervir durante tres minutos.
Pasado este tiempo, espere a que repose, agrégale la miel y consúmalo.
Lo idóneo es ingerirlo unos 30 minutos antes de ir a la cama para conseguir óptimos resultados.
En conclusión, encima de ser uno de los mejores condimentos, el ajo es un aliado para la vitalidad y los continuos problemas de sueño. 

Fuente: Infominuto

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto