22 

¿Por qué nos repite el ajo? ¿Es el único alimento que causa este efecto? ¿Es posible reducir o incluso evitar que nos repitan los alimentos? Todos los secretos detrás de este desagradable trastorno.

Todo un clásico en nuestra vida diaria: te tomas un bol de gazpacho bien fresquito y el diente de ajo que habías usado en la preparación se te repite durante todo el día. Te deleitas con un delicioso bocata de chorizo y te acuerdas de él a la mañana siguiente. Es más, a veces ni siquiera has comido chorizo pero eres capaz de eructar y reproducir ese sabor tan característico. Siento ponerme escatológica, pero quiero que lo entiendas: la culpa de todo la tiene el ajo.

Contra todo pronóstico, el ajo puede hacer que ligues más

Lo peor de todo es que te encanta el toque que da a las comidas. Además sabes que es un vegetal bueno para la salud con múltiples beneficios entre los que se incluye hacerte más atractivo para las mujeres, como explica El País, pero no puedes evitar que se te repita a todas horas.

Aunque el ajo no es el único alimento que "repite", sí que es el más popular y frecuente causante de este trastorno digestivo. A continuación queremos investigar qué hay detrás de este desagradable fenómeno y qué podemos hacer (si es que se puede hacer algo) para evitarlo.

¿Por qué me repite el ajo?

El ajo repite a una parte importante de la población, si bien no es el único alimento que genera este desagradable efecto, pero sí el más popular por su relevante peso en la cocina mediterránea. Sin ir más lejos, su prima la cebolla también suele aparecer en la parte alta de este curioso ranking alimentario.

El secreto radica en su composición y las reacciones químicas que tienen lugar en nuestro organismo cuando lo ingerimos. Tanto el ajo como la cebolla comparten en su composición la presencia de componentes sulfurados (al igual que otros vegetales como la coliflor o el brócoli) y que por cierto, son bastante parecidos a los aromas que expelen las mofetas, como aclaran en Hablando de ciencia.

¡Pero qué bueno está el ajo y cuántos disgustos nos da! 
Cabe destacar la presencia de dos compuestos muy volátiles: la alicina y el disulfuro de alilo, que son las responsables de ese olor tan fuerte cuando lo manipulamos. Por su parte, el metanetiol es el que genera el mal aliento. Pero esto no resuelve el misterio de por qué nos repite.

Para algunas personas, el ajo es casi tan mortífero como para los vampiros
Como explican en el New York Times, el problema es que a las 6 horas de ser consumido, se produce una reacción química en nuestro estómago que produce sulfuro de metilo-alilo, el verdadero responsable de que los alimentos nos repitan.

Obviamente no a todo el mundo le afecta por igual, si bien la calidad de nuestras digestiones, hábitos y salud influyen en la intensidad del efecto.

Así que ya sabemos por qué nos repite el ajo, la cebolla y otros alimentos que o bien contienen estos ingredientes en su composición o cuentan con compuestos organosulfurados entre sus constituyentes.

¿Cómo evitar que me repita el ajo?

En Directo al Paladar nos dan algunos consejos para evitar que el delicioso ajo cause un efecto casi tan letal como si fuéramos un vampiro. Entre ellos:

Usar ajos frescos y de calidad. Es mejor comprar ajos conforme vas necesitando que dejar que envejezcan en tu despensa.

Eliminar el germen de su interior. Te habrás fijado que los ajos suelen contener un núcleo, que es verde o blanco en función de la antigüedad del ajo. Pues bien, se sabe que es la parte del ajo que más repite.

Escáldalo o cocínalo. El ajo cocido repite menos que el ajo crudo, por lo que es una buena idea cocinarlo o simplemente escaldarlo en caso de querer manipularlo en crudo. Otra opción aún más práctica es meterlo en el microondas durante 30 segundos.

Prueba otros tipos de ajos, como pueden ser el ajo negro o los ajetes frescos, que son mucho más suaves.
Por cierto, si ya es demasiado tarde y has consumido ajo, según un estudio publicado por el Journal of Food Science, beber un vaso de de leche puede mitigar la presencia de metilo alílico en la respiración en un 50 por ciento, el responsable del mal aliento.

El ajo es muy beneficioso para la salud, pero puede provocar problemas digestivos y de mal aliento. El Blog de la salud

¿Cómo mejorar nuestras digestiones

Es un secreto a voces que nuestro sistema digestivo empeora con el paso de los años, no obstante esa es una de las causas de que las resacas sean peores a los 30 que a los 20. Así que si nuestro cuerpo se va estropeando, es momento de tomar cartas en el asunto y tratar de minimizar su deterioro con algunas pautas para mejorar la digestión.

No te pegues atracones. Es mejor comer poca cantidad y más a menudo.

Mastica adecuadamente todo lo que sea necesario, facilitando el posterior proceso de digestión. Es importante comer con tranquilidad, sin estrés. Además, te saciarás antes.

No bebas durante las comidas, pero sí durante el resto del día. Eso sí, tampoco abuses ni te pongas el tope ese de los 2 litros diarios. No es cuestión de obsesionarse, ya que puede ser peligroso para la salud.

Respeta tus horarios de comida. Si cenas muy tarde, es muy probable que tu digestión se vuelva pesada y te impida dormir adecuadamente.

Aunque puedes darte un capricho, intenta que la base de tu alimentación sean alimentos de fácil digestión y poco condimentados.

Evitar el consumo excesivo de azúcares e hidratos de carbono.

Algo de lógica aplastante: si algo no nos sienta bien, es mejor dejar de comerlo.

Toma proteínas en todas las comidas, de este modo se estimulará la secreción de ácido clorhídrico, responsable de la digestión.

 

Fuente: urbantecno

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto