garlic global

Después de que China tuviera una campaña complicada el año pasado y su producción disminuyera, muchos países vieron su oportunidad de incrementar su cuota de mercado. Este año, China ha regresado con un volumen mayor y quiere recuperar su puesto en el mercado mundial. Esto está teniendo efectos para otros exportadores, como Perú.

Otros países ven oportunidades en el cultivo de ajo, así que en la República Dominicana y Ucrania hay agricultores que también han empezado a producir este cultivo.

El stock de China crece un 80% en 2017
El stock de ajo de China se sitúa en 348.000 toneladas este año, un incremento de casi el 78% con respecto a las 196.000 toneladas que tenía almacenadas hace un año. El año pasado, se amplió la superficie de cultivo, por lo que la cosecha de este año casi se ha duplicado. Este aumento de la oferta se ha reflejado en el precio de exportación del ajo, que ronda los 6.000 yuanes (770 euros) por tonelada. En el mismo periodo del año pasado, el precio ascendió a 10.000 yuanes por tonelada, un 40% más que en la actualidad. En total, se comercializan no más de 2,4 millones de toneladas de ajo y todavía hay espacio para almacenar 1 millón de toneladas.

España: Mayor cosecha y precios estables
La comercialización de ajo español avanza con volúmenes un 20% más altos respecto al año pasado. Los precios del ajo son estables y constantes desde finales de julio, cuando terminó la cosecha y almacenamiento. La demanda es muy buena y se está encontrando bastante mercado para el ajo español, manteniendo los nuevos destinos que se abrieron el año pasado, pese a la competencia del ajo chino. Aunque los precios son más bajos que el año pasado, hay que tener en cuenta que fue un año de récord. De momento son precios rentables, por encima de los costes de producción.
En estos momentos ya se está sembrando el ajo temprano tipo Spring para la próxima campaña, con una climatología buen, aunque los agricultores temen la sequía, está siendo un año muy seco. Todavía es pronto para saberlo pero todo apunta a que habrá una ligera reducción de superficie para la próxima campaña. La siembra de ajo continuará hasta el mes de febrero.

India se centra en el mercado nacional
Los cultivos de ajo se encuentran en el centro y el norte del país. Durante el pico de la temporada, se comercializan más de 800 toneladas de producto en el mercado mayorista de Mandsaur. Sin embargo, la mayoría de la producción se queda dentro de las fronteras del país, pues tan solo se destina a la exportación un 10%. La demanda sigue siendo limitada y es difícil competir con el ajo chino.

Australia quiere más producto nacional
Hasta hace poco, se cultivaba poco ajo con fines comerciales en Australia. La cosecha comienza a finales de primavera y continúa durante el verano. En torno al 80% del ajo es importado, sobre todo de China, pero están al alza las importaciones de España, Argentina, México y los Estados Unidos. Se está trabajando en un plan para incrementar la producción nacional y satisfacer el 30% de la demanda.

EE. UU.: Se esperan precios estables
Ahora que está comenzando la temporada de exportación argentina, los exportadores peruanos parecen estar aproximándose al mercado estadounidense. "Recibo muchas consultas de productores y comerciantes peruanos", dice un importador estadounidense. Su empresa importa ajo de Argentina. Se desconoce todavía cómo se desarrollará el mercado. "No esperamos precios tan altos en 2018, pero sí un precio estable".

Países Bajos: Los bajos precios atraen a los importadores
En la actualidad, el mercado del ajo es complicado en los Países Bajos. Dado que los precios actuales permiten a todo el mundo comparar un contenedor de ajo, hay demasiados importadores en el mercado, pero solo se necesitan unos cuantos palés semanales. Pese a que no se puede echar la culpa a nadie, esto dificulta mucho la situación. Los precios del ajo varían de forma considerable. La producción tanto en China como en España ha sido muy buena y China incluso habla de la mayor cosecha de la historia. De hecho, todos los países productores han plantado más que el año pasado. Los importadores prevén que, a la vista de los stocks y de la mala demanda, el mercado se estabilice o pierda ritmo. Están seguros de que, si hay escasez de demanda, el precio seguirá cayendo tras el Año Nuevo chino.

Los comerciantes belgas prefieren el producto europeo
En Bélgica, el mercado lo domina el ajo europeo. En la actualidad, según un comerciante belga, las condiciones de mercado del ajo chino no son ideales. La gran distribución y los comerciantes prefieren el ajo de Europa si la diferencia de precio no es demasiado grande. El ajo chino se vende a casi el precio de importación y el comercio aún es bajo.

Italia habla de buena producción
A pesar de que la gran distribución apoya a la producción nacional de ajo, esta es insuficiente para cubrir la demanda. "Los volúmenes son buenos y el rendimiento (peso en seco) es de 10 a 12 toneladas por hectárea. Las condiciones meteorológicas secas no han tenido ningún efecto sobre la producción y se han atajado correctamente los problemas de fusariosis", asegura un comerciante. El ajo importado suele ser más barato que el nacional. La mayor parte de la gran distribución tiene en cuenta el país de origen a la hora de comprar.

Francia vive una temporada difícil
Debido a la competencia de España, el mercado no es fácil. Además, los problemas de Fusarium han tenido consecuencias en el cultivo esta temporada. No obstante, el volumen es estable, aunque se requiere un buena clasificación. El ajo español se vende por menos de 0,50 euros el kilo, y a los consumidores les preocupa más el precio que el país de origen. El ajo blanco es el más demandado. Tanto las importaciones como las exportaciones están al alza. Las importaciones llegan de países como España y China, mientras que las exportaciones se destinan, por ejemplo, a Suiza, Alemania, Bélgica y Austria.

Temporada estable en Grecia
Los productores llevan plantando ya dos semanas y las condiciones han sido buenas por ahora. La temporada pasada, hubo un buen volumen y una buena calidad, por lo que todavía se está vendiendo ajo de las cámaras. Los precios son normales y se hace hincapié en el mercado nacional. El precio para la categoría 6 oscila ahora entre 2,50 y 2,70 euros el kilo. Hasta noviembre se importa poco, porque la mayoría de los consumidores prefieren el ajo griego. Después de Navidad, queda más espacio para el ajo español y chino, y la producción de Egipto llega al mercado en abril.

Ucrania ve oportunidades en el cultivo de ajo
Cada vez son más los productores que ven oportunidades de negocio en el cultivo de ajo. Si bien la producción todavía es reducida, los productores ven un gran potencial en el cultivo. Se ha invertido mucho en avances tecnológicos, lo cual ha ayudado a incrementar la producción, y se han abierto nuevos mercados. Esta temporada, se han cosechado mas de 200.000 toneladas. El cultivo nacional abarca el 90% del mercado interno. De febrero a marzo, se importa de China. Bielorrusia es un mercado tradicional de exportación para el ajo ucraniano, pero los Estados bálticos también compran este producto. En los últimos años han cambiado muchas cosas, pues se han hecho envíos de prueba a Canadá, los Países Bajos y otros países de la UE. Este impulso exportador también está motivado por el bajo precio del ajo fresco, que se sitúa en 1 euro por kilo.

Perú busca oportunidades
La temporada ha sido difícil en comparación con el año pasado. "El año pasado, hubo un buen mercado para los calibres 5 y 6, pero los volúmenes de China han vuelto a ser muy abundantes este año, así que solo nos llegan pedidos de calibres 7 y 8", explica un comerciante. Una solución a este problema se ha encontrado en la venta de los calibres pequeños en mallas a los Estados Unidos. El inicio de la cosecha de ajo morado está a la vuelta de la esquina y habrá sitio en el mercado australiano para los calibres más grandes de esta variedad. "Tenemos altas expectativas para la campaña de exportación del ajo morado y así se debería compensar el decepcionante desempeño del ajo blanco".

Más volumen para los productores argentinos
La producción ha crecido un 14% con respecto al año pasado, según las cifras anunciadas por el Gobierno. En las recientes campañas, este cultivo ha registrado un crecimiento estable. En 2016, el cultivo de ajo cubría un 64% de la superficie de cultivos de invierno, y este año ha ascendido al 73%. Esto se traducirá en una producción de 130.000 toneladas. La mayor parte, el 74%, se destina a la exportación, mientras que el resto se vende en el mercado nacional. El mercado principal es Brasil, que absorbe el 34% de las exportaciones. Más de la mitad de la superficie de cultivo corresponde al ajo morado; el 34%, al ajo rojo; el 6%, al ajo blanco, y el 5% a otras variedades.

Los productores de la República Dominicana dan el salto a un mercado lucrativo
Antes de la plantación, ya se espera producir un volumen superior al del año pasado. Los productores están motivados por la rentabilidad del cultivo y esperan que el Gobierno deje de importar cuando los productos locales lleguen al mercado. Además, se han instalado máquinas secadoras para acelerar los procesos poscosecha. "Esperamos cosechar unas 4.000 toneladas, suficiente para satisfacer la demanda dos meses".

 

Fuente: Fresh Plaza

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

216

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto