El mes de febrero da por finalizada la temporada del ajo español. Los productores se encuentran actualmente en periodo de declaración de ventas y en unas semanas se publicarán los datos íntegros sobre última la campaña. Sin embargo, el valor alcanzado hasta diciembre en los mercados internacionales augura una caída del producto que, según los profesionales del sector, llega a registrar diferencias superiores al 700% entre los precios de origen y destino.

La campaña 2016-2017 del ajo se distinguió por el notable crecimiento -superior al 30%- de la superficie cultivada y, por consiguiente, de la producción recolectada respecto al año anterior. Según la Mesa Nacional del Ajo, los agricultores nacionales sembraron 26.270 ha que generaron un total de 260.000 t, “unas cifras jamás obtenidas”. Los datos certifican que España sigue manteniendo una sólida posición dentro los mayores productores internacionales después de China, que ocupa con diferencia la primera posición del ranking de proveedores en el mercado mundial.

No obstante, las exportaciones no resultaron todo lo positivas que se esperaban desde un principio. La Unión Europea, principal destino del ajo español, demandó menos cantidad que en anteriores periodos. Los productores nacionales enviaron a Europa 96.970 t hasta el mes de diciembre, lo que supuso un descenso del 2% en relación a 2016 que, asimismo, había descendido más de 1% respecto a la temporada que le precedía. Los precios, por su parte, sí que notaron un ligero incremento: 0,47 €/kg de media en 2017, por los 0,41 €/kg de 2016.

Diferencias de más del 700%

La buena noticia viene de la mano de las importaciones. Durante el pasado año, España solicitó 4.467 t de ajo fuera de sus fronteras frente a las 7.448 t adquiridas en 2016. Es decir, en tan solo 12 meses se redujo la comercialización con el exterior casi en un 50%, a pesar de que la media de los precios disminuyeron un 25%. Sin embargo, la presencia del ajo en el carro de la compra de los españoles también mermó. Según los datos de consumo interno, ofrecidos por el Mapama, hasta junio de 2017 se demandaron 540 t menos que en el mismo periodo de 2016. En este sentido, la Mesa Nacional del Ajo ha denunciado que, a lo largo de la cadena de distribución, los precios aumentan a medida que el producto va pasando por los diferentes eslabones: “Llegan a registrar diferencias de más del 700% entre lo que cuesta en origen y lo que paga el consumidor final”.

Castilla -La Mancha fue la comunidad autónoma que más aportó a la producción nacional con 158.500 t, de las que el 43% corresponde al ajo morado de Las Pedroñeras. La Indicación Geográfica Protegida (IGP) de este producto ha explicado a Alimarket que su precio de venta es unos 0,20 €/kg superior al resto de variedades, gracias a una mejor calidad y a un ciclo más amplio para su conservación.

FUENTE:ALIMARKET

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

216

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto