Con una capacidad para conservar en frío más de 1.000 Tn. de ajo en sus instalaciones, la firma Ajoescar defiende la necesaria profesionalización del sector, para así poder defender mejor el producto en los mercados.

Según datos del Ministerio de Agricultura, la producción de ajo en España en 2017 se situó en torno a las 261.000 Tn, un volumen que ha ido aumentando progresivamente en los últimos años.

Para Antonio Escudero, gerente de Ajoescar, estas cifras son perfectamente asumibles por los mercados. “Nuestra producción es como una gota de agua en el contexto mundial, por lo que no están justificadas las prisas por comercializar, menos aún cuando tenemos un producto muy superior en cuanto a calidad con respecto al de otros orígenes”.

A pesar de estas declaraciones, Escudero es consciente del poder que tiene el ajo chino en Europa, pero frente a esta situación, él aboga por la profesionalización del sector. Y es que para poder gestionar esos volúmenes, es clave contar con infraestructuras adecuadas para la conservación del ajo, y no tratar de darle una salida rápida al producto, pues eso conduce a una bajada sistemática del precio. “Hemos ampliado nuestra capacidad de frío con nuevas cámaras, para más de 1.000 Tn., una inversión necesaria si queremos ofrecer garantías a nuestros clientes”, añade el gerente, quien va más allá y justifica estas nuevas dotaciones en el hecho de que “si quieres suministrar ajo toda la campaña, y no tener que salir al mercado libre, debes tener tu propia producción almacenada”. Además de estas cámaras propias, la entidad alquila otras para que toda su cosecha se almacene en las mejores condiciones.

Esta es precisamente una de las reclamaciones que desde Ajosescar nos transmiten, la presencia en el sector de grandes productores, no profesionales, que ante la falta de infraestructuras, una vez recolectado el producto, comienzan a “llamar a las puertas de comercializadores y clientes europeos, con precios en muchos casos por debajo de los costes de producción. ¿Competencia desleal? Efectivamente, pues la mayoría de estos no cuentan con los protocolos de calidad en vigor”, apunta Antonio Escudero.

Nuevos mercados
Una vez atendidos sus clientes habituales en Europa, donde Ajoescar comercializa casi el 80% de su producción, la entidad busca ahora nuevos destinos. Sudáfrica es uno de esos mercados potenciales, donde ya están desarrollando líneas comerciales. Retomar los canales con Europa del Este es también un objetivo que se marcan de cara a esta próxima campaña.

Y con respecto al ejercicio que está por venir, Antonio confía en que arranque sin stockajes, e iniciar la comercialización con buenos precios, y no rondando los costes de producción, que es como han terminado en la campaña 2017/18.

Fuente: Revista Mercados

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

216

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto