Los aldeanos del suroeste de China se han enfrentado con funcionarios en una disputa sobre su derecho a cultivar ajo en una zona de tierra donde, según las autoridades locales, el uso excesivo de fertilizantes habría contaminado un lago local.

La discusión comenzó en agosto, cuando se informó a los productores del condado de Eryuan, provincia de Yunnan, que ya no podrían usar el sitio para la siembra, pero que serían compensados ​​por sus pérdidas, informó el portal de noticias chino Thepaper.cn.

Según un aviso del gobierno emitido el 28 de agosto, a las familias se les pagaría 1.200 yuanes (US $ 175) por cada mu (7,200 pies cuadrados) de ajo que ya habían cultivado, y 600 yuanes por cada mu que planeaban usar pero aún no habían plantado

Sin embargo, los agricultores dijeron que habían estado cultivando ajo en el área durante casi dos décadas y que la compensación era insuficiente.
 
Las autoridades advirtieron a los lugareños que comenzarían a arrancar las plantas de ajo al día siguiente, pero las protestas  estallaron en la ciudad de Sanying cuando llegaron al lugar con excavadoras y máquinas de desbrozadoras.

Los videos del choque fueron ampliamente compartidos en línea, y un funcionario del condado resultó herido durante una pelea.

La prohibición del cultivo de ajo se impuso en 16 ciudades de Eryuan como parte de los esfuerzos del gobierno local para proteger el lago Erhai, una atracción turística local.

El cultivo de ajo a menudo implica el uso de grandes cantidades de fertilizantes y pesticidas, que son considerados los principales contaminantes del lago, que se encuentra río abajo de Eryuan.
 
En un informe de The Beijing News, un agricultor llamado Yang fue citado diciendo que ya había plantado su cosecha de ajo cuando el gobierno le pidió que no lo hiciera.

“El ajo es de donde proviene principalmente nuestro ingreso. Hemos hecho esto durante décadas ", dijo. "Nos cuesta 3.500 yuanes por mu al año para plantar ajo, por lo que la compensación del gobierno ni siquiera cubre eso".

El gobierno de Eryuan dijo que más de 14.000 familias habían firmado acuerdos para no plantar más ajo, y que 5.000 mu de tierra ya habían sido limpiados. Antes de que las excavadores se fueran, Sanying albergaba más de 20.000 mu de campos de ajo, según el informe del periódico.

Este artículo fue publicado por primera vez en el South China Morning Post

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

216

No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto