Según se recoge en la publicación digital Los Andes que cita fuentes del IDR la superficie cultivada cayó a 29.591 hectáreas, 2.784 hectáreas menos que la temporada anterior. Dentro del conjunto de cultivos el ajo redujo su extensión un 14%.


Las lluvias y la poca rentabilidad que tiene el sector hortícola dejaron como resultado la peor cosecha de los últimos 10 años en la provincia de Mendoza.
En tanto, las principales zonas de cultivo siguen siendo el Valle de Uco y Cinturón Verde (Maipú, Guaymallén y Luján), las cuales reúnen el 73% de la superficie hortícola provincial, en tanto  la zona Norte (Lavalle y Las Heras) obtienen 15% y las zonas Sur (San Rafael, Gral. Alvear y Malargüe) y Este (Junín, San Martín, Santa Rosa, Rivadavia y La Paz), ambas con el 6%.
Las hortalizas con mayor importancia en la provincia son las pesadas: ajo, tomate industria, zanahoria y cebolla, las que reúnen el 81% sobre el total implantado.

“Ha sido una temporada muy mala por las lluvias que complicaron la calidad del ajo. Hoy productores de menos de 20 hectáreas son muy pocos los que quedan. La mayoría de la industria se concentra en productores medianos y grandes. Quienes no tenían cómo secar que no fuera solamente al aire libre, tuvieron serios inconvenientes”, dijo Guillermo San Martín, de Asocam la entidad que agrupa a los productores, empacadores y exportadores de ajo y cebolla de la provincia.
Cabe recordar que este año la superficie total con ajo fue de 8.370 hectáreas: 4.146 hectáreas de ajo colorado, 2.997 hectáreas de ajo morado, 722 hectáreas de ajo blanco, 436 hectáreas de ajo blanco temprano y 69 hectáreas de otros ajos.
Para el dirigente, además de menor superficie de lo que se cosechó se perdió entre el 30% y el 40% de exportar, “eso significa que unos 2 millones de cajas de 10 kilos se quedaron sin poder exportar. Ese ajo se destinó al interior del país pero los precios son menores para el ajo de segunda”.

Lo que se viene

Para Guillermo San Martín, gerente de Asocam, esta nueva temporada será similar a la anterior: “Lo que nosotros estimamos es que el nivel de superficie cultivada se va a mantener para el año que comienza, pero solo van a sobrevivir los productores especializados. El sistema ha expulsado al pequeño productor”.
Y agregó: “El único que ha producido es el especializado, es decir el que tiene algún tipo de tecnología. Por eso es que este año se ha notado una mejora en los rendimientos y ese productor tiene una cierta competitividad para poder hacer frente a los costos”.
Para San Martín, la actividad ha sufrido un recorte importante de productores, así mientras en 2011 estimaban unos 1.500 productores hoy la cantidad de ajeros se ha reducido prácticamente a la mitad y ronda los 700 productores.

Argerich afirmó que “como todos los cultivos estivales, su rendimiento y desarrollo está sujeto al clima. Pero para la próxima temporada, la industria va a tratar de promover los cultivos porque necesita la materia prima. Hay que tener en cuenta que el productor viene golpeado por las pérdidas y con problemas financieros; por lo tanto, se tendrá que ver cómo se resuelve el problema”.

Enlace

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto