La especulación sobre las existencias chinas y el daño causado a los cultivos podría determinar la situación en el mercado del ajo. En el peor de los casos, el precio podría elevarse todavía más, pero hay rumores de que los daños no son tan elevados. En ese caso, y dadas las abundantes existencias, se podrían dar reducciones de precio significativas. En las próximas semanas, cuando comience la cosecha china, la situación estará más clara. En Europa, la temporada está a la vuelta de la esquina. En las próximas semanas, comenzará la cosecha en Ucrania, Grecia, Italia, España y Francia. Por su parte, España está logrando una cuota de mercado cada vez mayor en Europa.

China domina el mercado mundial


La nueva cosecha es inminente. La próxima semana, empezará la primera región, seguida más tarde por el resto. El ajo nuevo se cosechará a principios de junio en la provincia de Shandong, por ejemplo. Por lo general, hay ajo viejo disponible cuando empieza la nueva cosecha. Este año no se ha dado el caso y muchos están esperando la nueva cosecha. Además, se dice que hay mucha especulación en el mercado. Suponiendo que estos rumores sean ciertos, probablemente el ajo será caro durante algún tiempo. Según se informa, el frío ha provocado pérdidas en los últimos cinco meses; algunas cifras hablan de pérdidas fuertes, pero todavía no se sabe a ciencia cierta.

En Shandong, ha hecho un frío inusual en los últimos meses, lo que ha provocado que en torno al 10% o 20% de los cultivos no hayan sobrevivido a las bajas temperaturas. Hainan espera una cosecha menor, en torno a la mitad de la del año pasado. Los calibres son muy pequeños y gran parte del ajo cultivado en esta provincia se destina al mercado interno. Jinxiang es un gran productor de ajo y se espera que las pérdidas alcancen el 20%. En Laiwu, la producción se prevé en torno a un 40% menor. Debido a estas pérdidas, está previsto que los precios suban. Si resulta que hay demasiada especulación, las consecuencias para el mercado podrían ser desastrosas.

Los precios del ajo chino son altos esta temporada. Otras cifras hablan de pérdidas totales de en torno al 20% o 25%. Estas estimaciones se publicaron justo antes del Año Nuevo chino y causaron que los precios subieran bruscamente en febrero. Los exportadores comenzaron a especular con que una cosecha pequeña se traduciría en precios más altos más avanzada la temporada.

No obstante, en la actualidad, parece que los daños no son tan graves. El Gobierno de la provincia de Jinxiang acaba de presentar un informe que revela que tan solo el 2% de la cosecha se ha perdido. Todavía quedan muchas existencias de ajo viejo, por lo que se esperan bajadas de precios en cuanto la nueva cosecha llegue al mercado.

España es cada vez más fuerte en Europa


El ajo español está ganando más y más cuota de mercado en Europa. Tras los buenos resultados de la campaña 2015/2016, la superficie sembrada de ajo se ha incrementado alrededor de un 20% de cara a la próxima cosecha, que se retrasará entre diez y quince días, ya que las abundantes lluvias en Andalucía dificultan la entrada de maquinaria en campo para la recolección. La cosecha empezará la semana que viene, aunque los primeros ajos secos no llegarán al mercado hasta la primera o la segunda semana de junio.

La media de precios se mantiene estable desde el mes de abril, aunque la demanda se ha ralentizado, lo cual no representa un problema, dado que las existencias disponibles son muy bajas en estos momentos. La cosecha arrancará con apenas existencias de ajo almacenado y el ajo nuevo tendrá el camino libre.

Se observa también una tendencia de cambio varietal. Los agricultores están cambiando cada vez más ajo Morado por ajo Spring, dados los mayores rendimientos por metro cuadrado, a pesar de tener menos calidad que el ajo Morado.

Brasil, entre otros, está mostrando mucho interés por los ajos españoles. España exporta principalmente a los países de la UE y está incrementando sus envíos a destinos más lejanos como Canadá, Estados Unidos o incluso Australia y Japón, donde están empezando a hacerse populares los ajos negros. España importa, además, de orígenes como Argentina, Chile y México, aunque en menores cantidades.

Buena demanda de ajo egipcio


Los exportadores egipcios han empezado a hacer envíos directos a Grecia y a la República Checa. En el pasado, los envíos se realizaban a través de Países Bajos. Esta temporada hay mucha demanda de ajo egipcio, en parte porque el ajo chino es caro y el español ha sido de menor calidad, según un comerciante. Rusia y los países árabes importan mucho ajo de este país del norte de África.

La temporada alta del ajo seco comienza en marzo y dura hasta el 30 de junio. A partir de julio, las exportaciones a la Unión Europea tienen un arancel extra del 9,6%. El principio de junio siempre es complicado, pues en ese momento llegan al mercado México, China y España.

El ajo ucraniano está solicitado


Al invierno suave le ha seguido una primavera lluviosa. Aunque todavía es demasiado pronto para hacer una estimación precisa, se espera una buena cosecha. Una compañía ucraniana dice que cosechará alrededor de 300 toneladas de ajo este año, un incremento del 30% en comparación con la temporada anterior. La mayor parte de este volumen se destina a los supermercados ucranianos, y parte de las exportaciones también llegan a Rusia, pero estas últimas no son elevadas en estos momentos debido a la actual situación política. A causa de la devaluación de la divisa ucraniana, la demanda de ajo nacional se ha incrementado. En la actualidad, la producción nacional es incapaz de cubrir la demanda y el 70% del ajo se importa de China, lo que equivale a entre 4.000 y 5.000 toneladas.

Francia espera el comienzo de la temporada
La cosecha de ajo todavía no ha comenzado en Francia, por lo que, en estos momentos, solo hay disponible producto de importación. El ajo seco francés se espera que esté disponible en julio. Hasta entonces, seguirán llegando importaciones de Argentina y México. El primero suministra ajo blanco y el segundo morado, especialmente. En estos momentos, la calidad del ajo morado mexicano está alcanzando su punto óptimo y eso se refleja en los precios, que a rondan los 4 euros por kilo. El ajo mexicano tiene un precio ligeramente mejor que el argentino, que cuesta 3,80 euros por kilo.

Italia espera una cosecha más grande


Las condiciones meteorológicas determinarán el mercado en la próxima temporada. Un comerciante dice que el invierno suave y la primavera temprana que ha tenido Italia, pero en especial España, provocarán retrasos en la cosecha. Se pronostica que el reciente periodo lluvioso termine pronto, por lo que la cosecha no se verá afectada, la cual se estima un 20% mayor.

En los mercados mayoristas, hay ajo fresco de Egipto disponible. También hay algo de ajo seco de Italia, España, Francia y Argentina. Los precios varían en función del comerciante y del producto. En Roma, el ajo francés (calibre 60-80) cuesta 4 euros, mientras que el ajo fresco egipcio cuesta 2,40 euros. En Turín, el ajo francés cuesta hasta 7,70 euros, mientras que el egipcio se sitúa en 2,25 euros. Los precios del ajo de países como Argentina, España e Italia oscilan entre estos extremos. En Verona, el ajo francés cuesta 7 euros y no con fecha de 12 de mayo no había suministro egipcio disponible; sin embargo, existe cierto suministro de ajo fresco italiano en manojos a precios de entre 1,90 y 3 euros.

Los griegos están deseando que empiece la temporada


Los griegos están deseando que empiece la nueva temporada, que dará comienzo en los próximos días. Con el inicio de la campaña, se prevé que bajen los precios. En torno a Pascua, solo había disponible ajo chino y argentino a precios de hasta 4 euros el kilo.

Las altas temperaturas registradas en los meses de invierno podrían tener cierto impacto en la cosecha. Todavía es difícil de predecir cuáles serán las condiciones de mercado para la producción nacional. La cosecha va del 1 al 20 de junio y está seguida de otros 20 días de secado. El año pasado, del 30% al 40% de los cultivos fueron destruidos por las inundaciones, pero este año no se espera que los daños superen el 15%.

Las exportaciones israelíes se mantienen limitadas


Los productores israelíes de ajo aspiran, principalmente, a satisfacer la demanda nacional. Aunque las cifras de consumo son bajas, los precios pueden fluctuar marcadamente. Los factores más relevantes en este sentido son las condiciones meteorológicas durante la temporada de cultivo y la situación de otros grupos de productos. En la actualidad, el precio por kilo se sitúa en 4,20 euros, un precio medio. Sin embargo, dependiendo del suministro local, el mercado ha visto subir los precios a niveles un 50% por encima o por debajo de la media registrada en los últimos años. En 2012, los supermercados empezaron a exportar ajo chino debido a la escasez de ajo nacional. Además, se han hecho algunos intentos de exportar. Las islas Canarias son el último ejemplo, pero las exportaciones solo han tenido un éxito limitado y los volúmenes son reducidos.

Los comerciantes belgas no están satisfechos con las licencias europeas


Entre abril y junio, no se han importado nuevos contenedores de China. En estos momentos, también es probable que los bulbos broten, por lo que las importaciones de China se encuentran con obstáculos burocráticos. Europa protege los cultivos producidos en países de la UE con la concesión de licencias para la importación desde otros países. Debido a que el número de licencias es limitado, los importadores deben esforzarse al máximo para lograr una exención y esto acarrea más gastos.

El mercado del ajo en Suecia va a cuestas del creciente segmento de la alimentación
El rápido crecimiento del sector de la alimentación está dando lugar a una demanda creciente de todos los productos, y el ajo no es ninguna excepción. Un proveedor de catering indica que la demanda ha aumentado drásticamente en los últimos años, lo que les ha permitido expandir el surtido. El ajo también está mostrando una tendencia al alza. El producto está disponible todo el año y el mercado es estable todo el año; sin embargo, el mercado del ajo fresco ha registrado un pico en las últimas semanas, pues ha entrado el producto nuevo. Además de tener ajo nacional, el mercado sueco también importa de China y Francia. En el segmento ecológico, las importaciones provienen de China y España.

Argentina planta pese a la lluvia


Los productores argentinos han empezado a plantar para la próxima cosecha. Pese a la lluvia, funciona bien. Dada la situación económica y política de Brasil, el mayor mercado para el ajo argentino, es difícil de predecir cómo se desarrollará la campaña. Sin embargo, los comerciantes perciben una demanda creciente de la UE. Para Argentina, los chinos son los mayores competidores, sobre todo debido a sus precios. En torno a octubre, el país iniciará una nueva campaña de exportación.

Cada semana, FreshPlaza y AGF.nl publican un resumen de la situación del mercado de un producto en su contexto global. Con estos artículos, nuestro objetivo es ofrecer una idea de un mercado global que se vuelve cada vez más pequeño como resultado de la globalización. El próximo artículo se centrará en la papaya.

 

Fuente: Freshplaza

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto