Desde el sector consideran que esta será una de las mejores cosechas de los últimos años en todos los aspectos.
El rendimiento por hectárea es alto, no hay excedente de cámara, los mercados están "desabastecidos" y la cosecha de China no presenta amenaza.
El retraso en la campaña andaluza hace que aún no haya precios de referencia pero las primeras operaciones de mercado hablan de subidas de hasta un 50%.


 

El inicio de la campaña de recolección del ajo temprano o sprint en la comarca de Las Pedroñeras confirma las mejores previsiones tanto en calidad como en producción.  

Las primeras estimaciones apuntan a una cosecha “excelente”, animada además por las buenas perspectivas de mercado. Así lo confirman productores, cooperativas y sindicatos, desde donde destacan que la nueva campaña arranca sin existencias en las cámaras, con una cosecha de China con poco calibre y precios que no suponen una amenaza para el sector español.

La generalización de la recogida comenzaba esta semana y aunque aún es pronto para hacer cálculos de producción, se prevé un incremento entre el 5 y 10% respecto a la campaña anterior, lo que situaría la producción de ajo temprano en Castilla-La Mancha por encima de los 80 millones de kilos, sobre los 140 millones que, aproximadamente se esperan en el conjunto nacional.

Las buenas condiciones meteorológicas de la primavera han contribuido a que el producto de este año tenga una calidad muy alta y tamaños de mucho calibre. “Las temperaturas  que estamos teniendo son muy buenas para la agricultura en general. En el caso del ajo ha propiciado que la planta haya iniciado su maduración poco a poco, a fuego lento, la campaña va un poco más despacio de lo que se esperaba pero eso hace que la calidad sea excepcional”, destaca el presidente de la Mesa Nacional del Ajo, y a su vez presidente de la cooperativa de segundo grado Coopaman, Julio Bacete, quien igualmente destaca la alta producción por hectárea que se está registrando. “Lo que vemos es tamaño y calidad, habrá hectáreas que den muchos kilos”, apostilla Antonio Escudero, miembro de la directiva de la Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de Ajo (ANPCA) y responsables de la sectorial de ASAJA Cuenca.

Estas circunstancias junto al incremento de la superficie de siembra de esta variedad, y la ausencia de lluvias en el arranque que favorece la ausencia de ‘destrío’ vendrá a compensar las mermas causadas por el ataque de hongos como el ‘penicilium’,  que hicieron una importante mella en los cultivos debido a las altas temperaturas del invierno”.

“Los daños están ahí porque la planta afectada no se recupera pero no es alarmante. Además con el aumento de superficie de siembra y que cada vez se emplea más semilla, las pérdidas están compensadas y lo que se espera es mayor cosecha de ajo temprano, apostilla Agustín Ortiz, presidente de la cooperativa pedroñera San Isidro El Santo, que se muestra optimista ante una campaña que se presenta “como una de las mejores de los últimos tiempos”.

DESABASTECIMIENTO MUNDIAL

Entre otras cosas señala que la campaña arranca “con las cámaras prácticamente vacías”. Tanto es así que el presidente de la Mesa Nacional del Ajo destaca que “no hay existencias a nivel mundial”. Algo que corrobora Antonio Escudero, quien afirma que hace más de veinte días que empezaron a recibirse peticiones de compra, señal inequívoca, dice, de “que hay desabastecimiento en los mercados”.

Además, señala que en esta ocasión China no supondrá una amenaza, al menos con las previsiones de producción y precios que se barajan. “Por las noticias que nos llegan, la cosecha de China no será muy buena y además el ajo es de poco tamaño, y eso para nosotros, sobre todo de cara al mercado europeo, es muy bueno”. Respecto a los precios del ajo procedente del país asiático destaca que antes del inicio de la recolección se estabilizaron pero han vuelto a repuntar, lo que supone otra importante baza para el sector español.

En este sentido Julio Bacete señala que de los 400 o 500 dólares la tonelada que se ha llegado a pagar por el ajo chino en estos momentos los precios se sitúan por encima de los 2.000 dólares Tn. Si a eso se suma el pago del 9,6% correspondiente al derecho ‘ad valorem’ más los 1.200 euros en caso de que se exceda el contingente autorizado, está claro que el atractivo para el mercado es mucho menor.

España lidera la producción de ajo europeo, y dentro del país más del 50% se concentra en nuestra región, fundamentalmente en la comarca conquense de Las Pedroñeras, donde estos días los productores se afanan en la recolección de una cosecha que afrontan con gran optimismo.

LOS PRECIOS PODRÍAN ALCANZAR SUBIDAS DE HASTA UN 50%

A diferencia de las campañas anteriores, la de este año arranca sin referencias firmes de precio del ajo. En un año normal las operaciones comerciales ya deberían estar realizándose en Andalucía, región que por ser la primera en recoger la cosecha marca las referencias de mercado. Este año las abundantes lluvias que cayeron en mayo en esta Comunidad Autónoma han retrasado el arranque. De hecho, la campaña de recogida de este año prácticamente coincide con la manchega. Por tanto la comercialización aún no ha empezado.

De esta forma, el sector tiene muy buenas perspectivas “pero hasta que no se hagan operaciones serias permanecemos a la espera de conocer precios. Esperamos que sean buenos pero aún no podemos aventurarnos a hablar de cifras”, señala Antonio Escudero, de la Asociación de Productores y Comercializadores de Ajo (ANPCA).

Con todo lo que se oye entre los productores es que, aunque pocas, ya se estarían cerrando algunas operaciones a pie de campo con precios que rondarían entre 30 y 40 céntimos de euro más que la campaña anterior en la que los precios se situaron en un horquilla que oscilaba entre los 60 céntimos de euro y 1 un euro, dependiendo del calibre. Si esto es así el incremento de este año supondría un 50% más que la pasada campaña. De todas formas son precios que hasta que no de comienzo la campaña de comercialización del ajo andaluz no podrá verificarse. Por tanto, de momento lo que queda son buenas perspectivas y espera.

MANO DE OBRA: LA PREVISIÓN ES QUE SE REALICEN UNOS 7.500 CONTRATOS EN LA CAMPAÑA

Más del 90% de los trabajadores de la campaña del ajo son temporeros inmigrantes. Con el inicio de la recogida tanto desde las oficinas de ASAJA como de UPA ya se están realizando un importante número de altas, aunque el grueso de las necesidades de mano de obra llegará con las tareas de corte y manipulado del ajo. La previsión que baraja UPA es que serán unos 7.500 contratos los que en total se realicen a lo largo de la campaña que se prolongará hasta mediados de agosto. Una cifra ligeramente superior a la anterior.

Con todo el secretario provincial, Miguel Esponera, señala que son cálculos que la organización ha realizado en base al incremento de producción que se espera este año puesto que la Comisión Provincial de Flujos Migratorios que coordina la planificación de campaña con los distintos agentes aún no se ha reunido, ni de momento se ha recibido convocatoria para su celebración, confirma el responsable de la sectorial de Asaja-Cuenca, Antonio Escudero.Por tanto no  hay una previsión conjunta, aunque ambas organizaciones coinciden en que serán cifras muy similares a la campaña anterior. En las primeras contrataciones  se constata que los temporeros rumanos han ganado terreno a los magrebíes que solían copar la mayoría de mano de obra. La razón, señala Esponera, es la facilidad de los primeros al no necesitar permiso de trabajo por pertenecer a la UE.

Funte: Las Noticias de Cuenca

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
No hay eventos disponibles

Agenda

sidebar 1 

sidebar2 

Acceso Usuario

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto